El Jaén Paraíso Interior vence en casa del Itea Automatismos

El Jaén Paraíso Interior FS viajó hasta Córdoba para enfrentarse al ITEA Automatismos de Segunda División B, al que consiguió vencer por cuatro a seis. Mauricinho con dos tantos fue el jugador más destacado del encuentro.

Nada más comenzar, la presión altísima de los jienense surtió efecto. Boyis recuperó casi en área rival, hizo una pared con Mauricinho y empujó el balón a placer para abrir la lata cordobesa. Pudo parecer tras el tanto que todo sería coser y cantar pero no fue ni mucho menos así. El rival se ordenó atrás y esperó con paciencia que llegase su oportunidad gracias al contragolpe. Pero la precisión en los pases jienenses apenas dejó resquicio para la reacción.
Los de Dani Rodríguez se afanaron en amasar las jugadas con la tranquilidad de quien sabe que los huecos acabarán por aparecer. En ese juego más pausado, y con la permisividad de los colegiados que pasaron por alto una falta clamorosa sobre Mauricio, aprovechó el ITEA Automatismos para montar una contra por la izquierda. Un rechace dejó solo a Antoñito que no perdonó y volvió a poner las tablas en el electrónico.
Este tanto no hizo más que azuzar a los jienenses que no tardaron en enseñar de nuevo los dientes. Chino volvía a adelantar a los suyos por medio de un disparo de falta y Mauricinho tiró de sutil definición por debajo del portero para poner el uno a tres pocos segundos después del tanto de su compañero. Volvió a relajarse el partido y con ese uno a tres se llegó al descanso con la promesa de más y mejor en el segundo tiempo.
Sorprendió en el arranque de este segundo acto el equipo cordobés con un inicio rapidísimo. Fruto del mismo, y de nuevo por medio de Antoñito, conseguía recortar distancias el cuadro local, aunque no tardó de nuevo el conjunto jienense en hacerse con el control del encuentro. Más aun cuando Mauricinho se fue como una exhalación por dentro y ajustó el balón con la puntera izquierda para hacer el cuarto.
Se resistió el ITEA Automatismos a perder la cara al partido y menos aun después de que Jesús Rodríguez volviese a reducir, en un contragolpe, a uno las distancias. Podría haber hecho Campoy que el tres a cuatro fuese efímero, pero el disparo con el que culminó una gran jugada personal se estrelló en el poste.
Se resarciría no obstante el catalán instantes después enganchando una volea, en un saque de córner, que se convirtió en gol antológico. Casi lo eclipsa la sangre fría de Solano quien, en la siguiente jugada, hizo un alarde de técnica y precisión al realizar una tremenda vaselina, en un área atestada, que se acabó convirtiendo en sexto tanto del encuentro.
Tuvieron los cordobeses un doble penalti para volver a meterse en el encuentro (lo falló Manu Leal) y pudieron ver los espectadores que se acercaron a Vista Alegre a la última incorporación jienense: Felipinho. Volvieron a señalar falta en contra de los jienenses los trencillas y esta vez Manu Aranda no falló desde los diez metros, haciendo en el luminoso luciese el cuatro a seis.
Ya no habría más goles en un encuentro que los jaeneros supieron cerrar tirando de nuevo de control y largas posesiones.
Redacción
Todo el fútbol sala jiennense

Deja un comentario